martes, 19 de septiembre de 2017

Escondida

Artista Daniel Lai


Estar aquí escondida 
sin acertar el rumbo.
Huir de la nada hacia la nada 
cuando es real el plato y el abismo.
La casa te interroga
y en cada rincón acecha un monigote.
La ciudad te interroga
y tus palabras
             pájaros en fuga
hacia otras cavernas.


L.C.

domingo, 3 de septiembre de 2017

Chamán


Primero preguntaste mi nombre
Artista David Hockney
mi estación privada
mi estado de ánimo cuando atardece
el sabor de mis ojos en la melancolía

luego cataste mi piel
de principio a final
de las bahías a los deltas
recoveco a recoveco

más tarde fuiste corcel y jinete
itinerario y brújula
cueva y explorador
espíritu y chamán

por último
sólo te interesó
si sabía volar.

L.C.

Recuerdos de Moguer 2017

Autoría de la imagen Eladio Méndez



Honrada y emocionada al leer mis sencillos poemas en el patio de la Fundación Zenobia y Juan Ramón Jiménez en Moguer (Huelva).

Sucedió en el marco del Festival Iberoamericano Pachamama al que fui invitada y del Encuentro Voces del Extremo.

video
Días intensos, de intercambio entre poetas de diferentes partes del mundo. Días de manos abiertas, de sonrisas amplias, de crecimiento...







Autoría del vídeo Pïa Sommer

jueves, 20 de julio de 2017

Festival Iberoamericano de Poesía "Pachamama"


Enmarcado en el 525 Aniversario del Encuentro entre dos Mundos, y arropado por el ya consolidado "Voces del Extremo", el festival contará con la presencia de 33 poetas procedentes de 13 países de América Latina: México, Argentina, Colombia, Perú, Chile, Ecuador, Cuba, Puerto Rico, República Dominicana, Uruguay, Brasil, Venezuela y Panamá.

Verónica Pedemonte de Uruguay; Adriana Schlittler de Brasil; Lucila Canessa de Argentina; Alexis Díaz Pimienta de Cuba; Carla Badillo Coronado de Ecuador; Beatriz Campos de Venezuela; Sergio Laignelet de Colombia; Milena Rodríguez de Cuba; Lorena Alvar de México; Lilian Pallarés de Colombia; Iván Vergara de México; Laura Giordani de Argentina; Elizabeth Hernández de México; Carlos Vitale de Argentina; Etnairis Ribera de Puerto Rico; José Ángel Leyva de México; Ana Becciu de Argentina; Rodolfo Häsler de Cuba; Rosina Conde de México;           Luz Cassino de Argentina; Rosa Silvero de República Dominicana; Gloria Young de Pánama; Adriana Hoyos de Colombia; Alejandra Muñoz de Colombia; Jeannette L. Clariond de México; Farah Hallal de República Dominicana; Juan Pablo Roa de Colombia; Dante Medina de México; Natalia Jaramillo de Colombia; Alexis Díaz de Cuba; Iván Vergara de México; Lucila Canessa de Argentina; Nilton Santiago de Perú; Pía Sommer de Chile; y Silvana Tobón de Colombia.


Más información en La otraDiputación de Huelva,  Huelva Ya,  La Vanguardia

jueves, 6 de julio de 2017

Pido una tregua


Pido una tregua
me cito frente al mar
el bosque huele a encinas
mi piel a nuevo

pido una tregua

en la arena mi nombre
es el principio.

L.C.

lunes, 1 de mayo de 2017

Ilusiones de Papel

Un relato en homenaje al fomento de la lectura y a mi familia en especial. 


Accésit en los "XIX Jocs Florals per a Gent Gran Camp d'en Grassot, Vila de Gràcia, El Coll" (Barcelona) en la categoría Prosa en castellano.



La biblioteca de mi casa de la infancia era un territorio sin fronteras, un laberinto misterioso, la caja de Pandora. Era la libertad y el goce de elegir, de soñar, de internarnos en quién sabe qué paisajes y con qué gentes.

Estoy impregnada del aroma de aquellos libros de variados tamaños, algunos soltaban una nube de polvo al moverlos, otros ofrecían páginas aceradas de letras diminutas. Y los había desteñidos, gordos, míseros y hasta opulentos.

Al volver a casa luego del trabajo papá caminaba la Avenida Corrientes, la del tango, la que nunca duerme según dicen. Este típico rincón de Buenos Aires se ofrecía plagado de librerías con mesas atiborradas de textos dejados como al descuido para que ciertos seres, disfrazados de transeúntes y perdidamente enamorados de las letras, revolvieran sus lomos y acariciaran sus hojas.

Mi padre era uno de ellos. Recuerdo como si fuera hoy su figura enjuta atravesando el umbral, en una mano la consabida golosina para mí y en la otra una bolsa cargada de libros: ilusiones de papel.

A su debido tiempo cada quien en mi familia se zambullía en aquellas historias y se iba de viaje con sus personajes. Salía a conocer mundo, atravesaba montañas, vivía en altamar con los piratas, se calzaba una escafandra y se deslizaba hasta el fondo del océano o recorría palacios y jardines en las mil y una noches más fantásticas que pudiera una imaginar.

Con las poetas Glòria Forasté, María Teresa Ferrer y Juliana Mediavilla
Si leer sirve para frenar la muerte y para contener el miedo,
esas insidiosas amenazas que nos acompañan durante toda nuestra 
vida, y si quienes escriben son peligrosos artífices de una 
realidad que necesita ser ordenada desde la magia, desde la ficción, agradezco a mi madre y a mi padre, sabios, intuitivos, asombrosos hechiceros que me empujaron al universo de los libros, abrieron la puerta y arrojaron bien lejos el candado.
L.C.